David Chany –quien se mudó a Raleigh, Carolina del Norte, en 1960 y más tarde se desempeñó como Decano del Colegio de Textiles de la Universidad Estatal de Carolina del Norte– encabezó el equipo de investigadores del Research Triangle Park que creó el primer césped artificial notable. Ese logro llevó a Sports Illustrated a declarar a Chaney como el hombre «responsable del béisbol de las grandes ligas indoor y de millones de colchonetas de bienvenida».

El césped artificial se instaló por primera vez en 1964 en un área recreativa de una escuela preparatoria en Rhode Island. El material se hizo público en 1966, cuando AstroTurf fue instalado en el Astrodome en Houston, Texas. El estadio cubierto de última generación había intentado usar césped natural durante su temporada inicial en 1965, pero esto fracasó estrepitosamente y las condiciones del campo fueron extremadamente inadecuadas durante la segunda mitad de la temporada, con la hierba muerta pintada de verde. Debido a un suministro limitado de césped artificial sintético nuevo, solo el campo fue instalado antes de la apertura de la casa de los Astros de Houston en Abril de 1966; el campo fue instalado a principios del verano durante un largo viaje por carretera de los Astros y fue usado por primera vez después del Descanso de las Estrellas en julio.

El uso de AstroTurf y superficies similares se generalizó en los EE.UU. y Canadá a principios de la década de 1970, instalado en estadios interiores y exteriores utilizados para el béisbol y el fútbol. Se han instalado más de 11.000 campos de césped artificial en todo el país. Solo en 2013 se instalaron más de 1.200 en Estados Unidos, según el grupo industrial Synthetic Turf Council.

El mantenimiento de una superficie de juego de césped en interiores, si bien es técnicamente posible, es prohibitivamente costoso. Los equipos que optaron por jugar en superficies artificiales al aire libre lo hicieron debido al reducido costo de mantenimiento, especialmente en climas más fríos con estadios urbanos multipropósito como el Riverfront Stadium de Cincinnati, el Three Rivers Stadium de Pittsburgh y el Veterans Stadium de Filadelfia.